Año nuevo, ¿seguro nuevo?

Año nuevo, ¿seguro nuevo?

Con la llegada del nuevo año nos hacemos toda clase de propósitos, ir al gimnasio, viajar, estudiar otro idioma, bajar de peso… pero otro propósito muy recomendable, y más en estos tiempos, es ahorrar en nuestros gastos cotidianos y hacerlo sin perder calidad o garantías. En esto, el seguro del coche es algo muy importante.

En estas fechas tan señaladas las aseguradoras suelen lanzar ofertas y promociones para que puedas renovar el seguro, pero ¿son todas igual de fiables? Aquí te vamos a mostrar en qué deberías fijarte para conseguir no solo un buen precio en tu seguro, sino también buenas coberturas. Además, también debes tener en cuenta que otro aspecto fundamental para tu vehículo es acudir siempre a los mejores profesionales para su mantenimiento y reparación, como son los que tenemos siempre a tu disposición en nuestros talleres GnG.

Algunas claves del seguro de automóvil

Una de las primeras preguntas que nos asaltan a la hora de contratar o renovar el seguro del coche es si optamos por un todo riesgo o nos conformamos con un seguro a terceros. En muchos casos lo más recomendable es optar por un seguro a todo riesgo cuando el automóvil o vehículo en cuestión es nuevo, pues en caso de siniestro total la compañía nos amortizaría con la totalidad o la práctica totalidad de su valor. Luego, a medida que pasan los años, el valor asegurable de nuestro coche, aunque cambia de una aseguradora a otra, va pasando de valor de reposición, que sería el valor de mercado, al venal mejorado o al venal, que sería el valor de venta del vehículo justo antes de sufrir un siniestro. Deberemos tener muy en cuenta qué tipo de valor establece nuestra aseguradora para nuestro automóvil antes de firmar la póliza. Es muy probable que si nuestro coche tiene ya cinco años o más no nos ofrezcan más que el valor venal. En ese caso, lo más aconsejable sería optar por un seguro a terceros, que es más barato y nos cubre ante adversidades más cotidianas como la rotura de lunas, los daños a terceros o incluso el robo o el incendio.

¿Son mejores los seguros con franquicia?

Otra gran duda viene a la hora de hablar de los seguros con franquicia o sin franquicia. En el primer caso el asegurado puede conseguir precios más baratos a cambio de pactar con la aseguradora el nivel de protección. Es decir, en caso de accidente la compañía pagaría una parte y el tomador del seguro, otra. Esto otorga ventajas en el día a día por el menor precio, pero en caso de accidente grave hará que no nos indemnicen con tanta cantidad como lo harían con un seguro sin franquicia.

Elementos básicos que debe cubrir nuestro seguro

Debes saber que la ley obliga a tener asegurado cualquier automóvil que esté en tu poder, incluso si no lo usas y lo tienes siempre en el garaje. Por este motivo, contratar un seguro es algo fundamental. Entre los elementos más básicos que debe incluir un seguro se encuentran la defensa jurídica y la reclamación de daños, la asistencia en viajes y el seguro al conductor en caso de fallecimiento, invalidez permanente o necesidad de asistencia médica.

Por otra parte, los seguros a terceros ampliados, que también son muy recomendables, añaden a estos servicios aspectos como la rotura de lunas, robo, incendio, gestión de multas, vehículos de sustitución o incluso alguna indemnización por la retirada del carné de conducir.

Recuerda, antes de contratar un seguro debes comparar bien. Además, es fundamental mantener siempre a tu vehículo en el mejor estado posible y por eso en GnG te ofrecemos un servicio de revisión gratuita muy interesante.