Aprende a elegir correctamente tus neumáticos de temporada

Neumáticos de temporada

Tal y como te contamos en su día aquí, es de vital importancia para tu seguridad saber cuándo y por qué tienes que cambiar los neumáticos de tu vehículo.

No obstante, si sigues pensando que todos los neumáticos son iguales, te invitamos a leer estas líneas para que comprendas la importancia que tiene usar unos neumáticos adaptados a cada estación del año. De este modo, entenderás que las distintas prestaciones que te ofrecen unos neumáticos de temporada suponen una mayor garantía de seguridad y confort.

¿Por qué utilizar neumáticos de temporada?

Más allá de la periódica revisión que tú mismo puedes llevar a cabo fácilmente a tus neumáticos, tal y como te indican desde la DGT en este vídeo, tienes que saber que no todos los neumáticos son iguales.

En efecto, tienes la opción de utilizar neumáticos “all season”, que, como su propio nombre indica, están pensados para su uso durante todo el año. Sin embargo, organizaciones como la OCU aconsejan usar neumáticos de temporada basándose en las prestaciones específicas de cada uno de ellos. Así, mientras que a los neumáticos de invierno se les exige una mayor tracción para suelos mojados y con nieve, de los neumáticos de verano se espera una mayor eficiencia energética y durabilidad frente a las altas temperaturas que alcanzan las ruedas en el asfalto durante la época estival.

Características de los neumáticos de invierno

Los neumáticos de invierno ofrecen a tu vehículo un mejor agarre al asfalto en condiciones adversas como el suelo mojado y la nieve. Debido a sus prestaciones, en algunos países del norte de Europa es obligatorio utilizar estos neumáticos durante el invierno. Y es que, además, gracias a ellos puedes obviar el uso de cadenas.

Recuerda que lo ideal es montar las cuatro ruedas de invierno y vigilar que la presión sea la adecuada según las recomendaciones del fabricante. Asimismo, debes tener presente que la presión de los neumáticos suele bajar con el frío, por lo que es muy común que si unos neumáticos marcan en el manómetro 2 bar de presión a una temperatura de 20 grados, esta baje hasta los 1,8 bar. Para una óptima medición de la presión, procura hacerlo en frío, o lo que es lo mismo, intenta medir la presión sin haber rodado más de cuatro kilómetros inmediatamente antes.

Características de los neumáticos de verano

Tal y como señalábamos antes, las prestaciones que le exigimos a unos buenos neumáticos de verano son, básicamente, eficiencia energética, duración y óptima frenada tanto en seco como en mojado. De esta forma, ganarás en seguridad y confort, al mismo tiempo que ahorras carburante y emisiones de gases.

Debido a la mayor temperatura a la que son sometidos los neumáticos en verano, estos neumáticos de temporada estival ofrecen una mayor resistencia ante las altas temperaturas para garantizar una mayor duración y evitar así un reventón inopinado.

Nuevamente, vigilar la presión y los dibujos de las bandas de rodamiento será fundamental para obtener el mejor rendimiento de tus neumáticos. No olvides que la presión ha de ser la que el fabricante indique, por lo que tienes que gastar cuidado ya que en con el calor la presión puede aumentar.

Ahora que ya conoces las características de uno y otro tipo de neumáticos, también eres más consciente de la importancia real que tiene disponer de unos neumáticos de temporada adecuados en cada estación. Por ello, no dejes de informarte acerca de nuestras promociones para contar con los mejores neumáticos para tu coche en cada momento. O mejor aún, ven a visitarnos a cualquiera de nuestros talleres GnG de Araba, Bizkaia, Cantabria y Gipuzkoa.