Coche a la fuga: pasos a seguir en un siniestro

Accidente

Los errores son humanos y nadie está exento. El destino y el azar son a veces muy caprichosos. Si algún día te ves involucrado en un siniestro con un vehículo, bien sea por descuido, por la meteorología o cualquier otra circunstancia, no te plantees nunca darte a la fuga.

Las cosas se complicarán más si se conducía bajo los efectos de las drogas o alcohol. Si solo hay daños materiales, te enfrentarás a una sanción económica y administrativa. Si hay heridos o fallecidos, la sanción irá por la vía penal y podría llegar hasta los 4 años de cárcel.

La compañías aseguradoras del vehículo cubrirán normalmente los costes derivados de un siniestro, pero, ¿qué ocurre cuando tenemos un accidente y el otro conductor se da a la fuga?

Identifica al culpable

Lo primero que se debe hacer, siempre que sea posible, es intentar evitar que la otra persona se marche sin identificar en la confusión del siniestro. Para ello, toma de fotografías con tu teléfono móvil del otro vehículo. De los daños, de la matrícula, la marca y el modelo.

Si no te es posible, al menos trata de memorizar la matrícula y seguido apuntala donde puedas. El bloc de notas del móvil puede ser una solución rápida.

Busca testigos

Los siniestros nos siempre ocurren en presencia del afectado. Pueden ocurrir cuando el coche estaba estacionado. En este caso, se deben buscar pruebas que esclarezcan lo ocurrido.

Un vecino, la cámara de seguridad del supermercado o de tráfico, pueden servir de informadores. En más de un 80% de accidentes con fuga el denunciante cuenta con testigos del accidente.

Avisa a las autoridades

Lo siguiente que debes hacer es, sin tocar ni mover nada, llamar a las autoridades (teléfono 112), las cuales acudirán al lugar del siniestro, levantarán un parte de accidentes y abrirán una investigación para intentar de localizar al conductor fugado.

Llama a tu seguro y acude a urgencias

Hecho esto, contacta con tu aseguradora y explícale la situación, consulta las condiciones de tu póliza y solicita asistencia legal. En última instancia, tengas lesiones o no, acude a un servicio de urgencias o a un centro sanitario en un plazo máximo de 72 horas desde que tuvo lugar el siniestro.

Denuncia lo sucedido

A partir de este momento, entran en juego las responsabilidades, bien desde el Consorcio de Compensación de Seguros y desde tu propia aseguradora, pero pasan primero por una denuncia previa.

El hecho de que el conductor del vehículo que ha provocado el accidente de tráfico se fugue no supone un obstáculo para denunciarle, independientemente de que tengamos o no la matrícula de su vehículo y otros datos para poder llevar a cabo las diligencias de averiguación oportunas.

Las denuncias a conductores fugados no revisten mayor problema si reclamamos a través de un despacho de abogados especializado.