LA IMPORTANCIA DE LA ALINEACIÓN DE LA DIRECCIÓN

ali tur

La alineación de la dirección, también llamada geometría o reglaje de paralelo, es el proceso de ajuste de los elementos de la dirección y la suspensión según las especificaciones del fabricante, para que las cubiertas apoyen sobre la carretera paralelas entre sí y perpendiculares a la superficie.

INDICADORES DE UNA INCORRECTA ALINEACIÓN

En los neumáticos se puede formar un desgaste en forma de dientes de sierra (o rebabas) porque las cubiertas arrastran al rodar. Igualmente un desgaste anormal y rápido de alguno de los laterales de la banda de rodamiento de la cubierta, porque están inclinadas hacia la izquierda o derecha. Se acorta dramáticamente la vida de los neumáticos.

En la dirección el volante no queda centrado cuando el vehículo se desplaza en línea recta y el vehículo tiende a desviarse. Las ruedas no retornan rápidamente a su posición tras las curvas.

Además, se aprecia una inusual dureza y rigidez de la dirección.

POR QUÉ SE PRODUCE

Un golpe fuerte contra la acera puede modificar la regulación inicial del vehículo.

De igual forma, si ha pasado por un bache, sobre piedras o superficies irregulares, deberás revisar si le hace falta alinear las ruedas de su coche.

CÓMO SE REALIZA

Para realizar el ajuste de los elementos de la dirección y suspensión en todos los centros GnG se utilizan bancos de reglaje controlados por ordenador o se colocan dos o cuatro captadores en las ruedas delanteras.

Estos realizan mediciones hasta que el eje de simetría y el eje de empuje de las cuatro ruedas coinciden.

BENEFICIOS DE UNA CORRECTA ALINEACIÓN
  1. Se evita que los neumáticos se desgasten de forma irregular.
  2. Se mejora el comportamiento del vehículo.
  3. Favorece la adherencia y la seguridad vial.
  4. Mejora el rendimiento y el ahorro de combustible, reduciendo así las emisiones de CO².
CADA CUÁNTO SE RECOMIENDA ALINEAR LA DIRECCIÓN

Hay algunos estudios que recomiendan realizar esta operación anualmente. Todos coinciden en solicitar un alineado de la dirección ante el menor indicio de desgaste irregular en los neumáticos.
En cada cambio de neumático.
En caso de reparación o sustitución de elementos relacionados con el sistema de suspensión del coche, como pueden ser las rótulas y los amortiguadores.