NEUMÁTICOS DE INVIERNO

Invierno
CARACTERÍSTICAS DEL NEUMÁTICO DE INVIERNO

El neumático es uno de los elementos más importantes para la seguridad en la conducción. Son el único punto de contacto entre el vehículo y la carretera. Esa unión equivale aproximadamente al tamaño de la palma de la mano.

Cuando la superficie está mojada, nevada o helada, la adherencia se ve comprometida. Además, si la temperatura exterior baja de 7ºC, la goma de un neumático convencional se endurece y pierde agarre. En esas circunstancias se hace imprescindible el uso de neumáticos de invierno, diseñados para ello.

SUSTITUCIÓN AL USO DE CADENAS

Los neumáticos de invierno son una alternativa legal a las cadenas (Real Decreto 2822/1998 de 23 de diciembre del Reglamento General de Vehículos). A diferencia de los neumáticos, las cadenas son de uso puntual, válidas únicamente para atravesar zonas difíciles. Su montaje y desmontaje supone un esfuerzo e incluso en ocasiones un riesgo.

CÓMO SE DISTINGUEN (SIGLAS M+S Y 3PMSF)

Las siglas M+S presentes en algunas cubiertas hacen referencia a Mud + Snow, es decir, barro y nieve. Es solo una declaración del fabricante de que su producto funciona mejor con esas condiciones en el terreno, tanto en invierno como en verano.

Todos los neumáticos de invierno lo llevan, pero también algunos otros. La categoría de invierno se distingue a través del marcaje 3PMSF (Three Peak Mountain Snow Flake), es decir, un símbolo de tres picos de montaña con un copo de nieve fácilmente reconocible.

CAMBIO A NEUMÁTICO ESTACIONAL

El poner neumáticos estacionales es una recomendación que se hace desde el sector, los fabricantes y la propia OCU. Y es una costumbre extendida e incluso obligatoria en muchos países europeos. Es una práctica que beneficia la vida del neumático y, más importante, la seguridad. No solo por el uso de la cubierta adecuada a la situación exterior, sino porque con cada cambio hay implícita una revisión.

NÚMERO DE NEUMÁTICOS A MONTAR

Se recomienda equipar el vehículo con 4 ruedas de invierno. Si se montan solo 2 ruedas de invierno en el eje motor solo está asegurada la motricidad en el arranque. Si un vehículo con tracción delantera llevara ruedas de invierno solamente en el eje delantero se desequilibraría en el eje trasero y aumentaría el riesgo de trompos. Si un vehículo con tracción trasera llevara estas ruedas solamente en el eje trasero se desequilibraría en el eje delantero, aumentando el riesgo de pérdida de trayectoria en curvas.

Esto son generalidades. Cada modelo de neumático de invierno y, sobre todo ,cada usuario, es un mundo. Si queréis una asesoría especializada, podéis acercaros a cualquier centro GnG. Nuestro equipo estudiará vuestro caso para que siempre os enfrentéis a la carretera en las mejores condiciones.