Pioneras al volante

Mujer conductora Blog

El pasado 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer. La participación en concentraciones y manifestaciones convocadas para ello, marcó un seguimiento histórico.

Habréis escuchado alguna vez eso de mujer al volante… No continuamos con la cita por injusta y anacrónica. Puede parecer que el mundo de la automoción, en general, es ajeno a la actualidad. Al motor se le considera, desde algunos sectores, un territorio masculino.

En este artículo vamos a desmentirlo, repasando algunos de los hitos femeninos más significativos al volante.

1888 Bertha Benz, la primera conductora

Fue la esposa de Carl Benz -cofundador de Mercedes-. Esta alemana se convertió en 1888 en la primera conductora del mundo al recorrer las calles de Alemania a bordo del Patent-Motorwagen Tryp III. Un triciclo motorizado que fabricó su marido. También fue la primera persona en repostar gasolina.

1899 Genevra Delphine Mudge, la primera piloto

Cuando se repasa la historia del automovilismo desde la perspectiva de género, el primer nombre femenino que se encuentra es el de Genevra Delphine Mudge. Esta pionera pilotaba su Locomobile en Nueva York ya a finales del s. XIX.

Mudge tiene el mérito, entre otras cosas, de ser la primera conductora en tener un permiso de conducir en los EE.UU. Además, es considerada por todos los historiadores como la primera mujer piloto de carreras. A pesar de que nunca compitió en los eventos de carreras tradicionales.

Lo más llamativo de su currículo es que condujo uno de los primeros, sino el primer, coche eléctrico de la historia. Un Waverley Electric.

1924 Clärenore Stinnes, la primera vuelta al mundo

Clärenore Stinnes fue educada en el seno de una adinerada familia alemana. La joven tomó parte en su primera competición automovilística en 1924 tras el fallecimiento de su padre, Hugo Stinnes.

Stinnes ostenta el mérito de recorrer el planeta al volante de un automóvil, el Adler Standard 6 entre 1927 y 1929. Lo hizo con la única compañía de un cinematógrafo y dos mecánicos –que más tarde abandonaron la expedición por la dureza de la misma–. Más de 48.000 kilómetros de recorrido  con apenas 26 años. Lo llamativo es que logró financiar la expedición sin el apoyo económico de su familia, gracias al dinero que reunió a través de patrocinadores.

1958 María Teresa de Filippis, la primera mujer en la F1

La carrera de esta pionera italiana despegó junto con las palabras del director del Gran Premio de Francia de 1958 que espetó: el único casco que debe llevar una mujer es el de la peluquería.

Ese mismo año María Teresa de Filippis llegó al Gran Circo de la Fórmula 1. Disputó cuatro carreras entre 1958 y 1959 a los mandos de un Maserati 250F, el mismo coche con el que Fangio se proclamó campeón del mundo un año antes.

1974 Michele Mouton, la primera en ganar una prueba de Rally

Los inicios de la carrera de Michele Mouton en el WRC se remontan a 1973, aunque como copiloto. Al año siguiente se puso al volante de un Alpine A110. Tras una carrera meteórica, en 1981 fue fichada por Audi para competir su primera temporada completa, en la que firmó su primer triunfo.

 

Estos son solo algunos de los muchos nombres de las abanderadas del motor. Desde GnG hemos intentado ensalzar el papel de la mujer en el mundo del automóvil. Papel que, como hemos visto, se remonta a los propios inicios de la industria.