¿Por qué nos mareamos más en el asiento trasero del coche?

¿Por qué nos mareamos más en el asiento trasero del coche?

No es extraño tener un amigo o familiar que cuando se sube en el coche es incapaz de sentarse en el asiento trasero alegando que si lo hace se marea. Y es que la pérdida de referencia visual externa (la carretera) acentúa la sensación de inseguridad en aquellas personas con predisposición a marearse.

Por lo tanto, si eres uno de los que se marea cuando va sentado en el asiento trasero del coche, conviene estar atento al movimiento del vehículo para evitar esta desagradable situación.

¿Cuáles son los síntomas?

Este mareo por movimiento que se produce cuando viajamos en el coche (aunque también si vamos en el avión, tren o barco) es causado por el desajuste entre los sistemas visual y vestibular, relacionado este último con el equilibrio y el control espacial. Recibe el nombre científico de ‘cinestosis’ o mal de movimiento.

Mareos, vómitos y nauseas son algunos de los síntomas producidos por la aceleración y desaceleración del vehículo. Según varios expertos, el oído interno detecta que nos desplazamos, pero si no recibimos la información visual de ello, crecen las posibilidades de sentir mareos. Este riesgo aumenta si hay mala ventilación, humo, e incluso, factores emocionales como la ansiedad.

Cómo conducir para no marearse

Antes de iniciar el viaje, asegúrate de que el coche está en perfecto estado. Puedes acercarte a uno de nuestros centros para pasar una revisión y comprobar que todo está correcto estado. Además, mantener el coche limpio ayuda, y es que un vehículo sucio y mal oliente puede provocar mareos en el pasajero.

Cómo conducir es muy importante porque marearse en el coche es más común de lo que creéis Gng’ros. Por ello, es fundamental que conduzcamos de manera suave durante el viaje. Así que, si eres de los que les gusta pisar el acelerador, no tendrás más remedio que contenerte. Hay que conseguir que el paso de aceleración a deceleración y viceversa sea casi imperceptible.

De igual modo, el volante ha de ser movido con suavidad ya que, de hacerlo en manera brusca, los pasajeros notarán una sensación de inestabilidad que se traducirá en un posterior mareo. Sin embargo, en ocasiones la forma de la carretera hará que todos nuestros esfuerzos sean imposibles por evitar el mareo, por lo que en una zona de curvas hay que conducir con especial mimo y cuidado.

Qué hacer para no marearse

La solución más común y lógica es sentarse en el asiento del copiloto, ya que en la parte delantera siempre tendrás referencia visual. Así que, cuando un amigo te lo pida por favor, no pienses que es una excusa para hacer de DJ y seleccionar las mejores canciones mientras el conductor presta atención a la carretera, es porque ¡realmente lo necesita!

Además, conviene sentarse más erguido para mantener el eje de visión con un ángulo de 45 grados por encima del horizonte. Por el contrario, resulta muy poco recomendable que la persona propensa a los mareos lea durante el trayecto o fije su atención en una pantalla de DVD mientras ve una película de coches, ya que ello ayudará a que aparezcan los primeros síntomas.

Ni que decir tiene que, si sueles sufrir mareos por movimiento, no es recomendable beber grandes cantidades de agua (o cualquier tipo de refresco) ni comer en exceso antes o durante el viaje. Es preferible beber cantidades pequeñas de líquidos y comidas ligeras con frecuencia durante un viaje prolongado.

Y si nada de esto te funciona, siempre podrás recurrir al truco más antiguo de todos. Cerrar los ojos durante el trayecto e intentar relajarse o, por qué no, dormirse.