Primer viaje en coche de nuestro bebé

Bebé al volante

Si eres un padre o madre primeriza, te interesará saber cómo colocar a tu bebé en el vehículo. Los preparativos empiezan antes de que nazca la criatura, ya que tendrás que comprar un SRI. No es otra cosa que las siglas de Sistema de Retención Infantil, es decir, un asiento homologado para ese primer desplazamiento desde el hospital a casa sea feliz y de acuerdo a la normativa.

Los asientos y sistemas de seguridad pasiva de los vehículos no han sido diseñados para las necesidades específicas de los bebés, y por ello es imprescindible el uso de capazo o cuco homologado. Por supuesto, los brazos de un padre, por mucho amor que este pueda tener a su descendiente, no son seguros en el interior del vehículo.

Recordemos que según la ley, los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros deberán utilizar sistemas de retención infantil y ocupar los asientos traseros. El incumplimiento de esta norma se considera una infracción grave y se sanciona con multa de hasta 200 euros, junto con la pérdida de 3 puntos en el carné de conducir.

Un recién nacido necesita un SRI del Grupo 0, es decir, para menores de 1 año y con un peso inferior a 10 kg. Sigue al pie de la letra las instrucciones de fabricante para su instalación en el vehículo. Y antes de colocar al recién nacido, cerciórate de que ha quedado perfectamente sujeto.

Colocación del capazo del bebé: asiento central trasera

Diversos estudios indican que el lugar más seguro para el sistema de un Grupo 0 que hemos mencionado, es el asiento central trasero. Ese lugar quedaría menos expuesto en caso de una colisión frontal o lateral.

Modo de colocación del cuco de Grupo 0: contramarcha

Además, deberemos colocar el capazo de nuestro nuevo miembro familiar en sentido contrario a la marcha. Esta norma es extensible hasta que el bebé cumpla los 4 años, siempre y cuando su estatura lo permita.

SRI después de un siniestro: reposición

Si la sillita ha recibido un impacto por accidente, será difícil evaluar cómo de comprometidas han podido resultar sus propiedades de seguridad. Por tanto, no debes reutilizarla nunca, sino que deberás comprar una nueva.

Con estos consejos, el primer viaje de nuestro bebé, seguro, será de felicidad y hacia el futuro.