Secretos de la ITV al descubierto (parte 1)

ITV GnG

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) o Revisión Técnica de Vehículos es para la mayoría de mortales un simple trámite legal para certificar que su automóvil está en perfecto estado. Sin embargo, para otros supone un mal trago que vamos a intentar minimizar en las dos siguientes entradas.

Nuestro objetivo será desvelar aquellos pequeños detalles que la rodean y sobre todo, los que marcan la diferencia en cuanto al estado del vehículo. Que, por tanto, hay que tener en cuenta antes de acercarse a un ente certificador de ITV.

Estos centros homologados de ITV son los que dictaminan si un vehículo cumple las normas de seguridad y de emisiones contaminantes. Y aunque parezca mentira todo cuenta. El estado de la matrícula, el funcionamiento del limpiaparabrisas o la limpieza del coche son algunos de detalles a considerar.

¿Cuándo me toca?

Lo primero que tenemos que saber es cuándo toca pasar la ITV. Como bien sabrás, porque hablamos de ello en una entrada anterior -sino te lo recordamos encantados-, un coche de uso privado debe someterse y aprobar la ITV cada cuatro años a partir de la fecha de matriculación, y de ahí en adelante cada dos. Transcurridos diez años la frecuencia será anual, y diez años más tarde y hasta el fin de los días tendrá que ser cada seis meses.

Que no te pille el toro. La pegatina en la luna delantera te recordará cuándo vence la validez de la última revisión. Además, los centros autorizados suelen contactar para este fin por carta y últimamente, incluso, vía SMS.

La maldita pegatina

Hablemos un poco del Distintivo de Inspección Técnica Periódica del Vehículo o V19, su nombre técnico, que tenemos colocado en el cristal. Sobre dónde colocarlo, el Reglamento General de Vehículos se define textualmente:

En el caso de vehículos que tengan parabrisas, el distintivo se colocará en el ángulo superior derecho del parabrisas por su cara interior. La cara impresa del distintivo será autoadhesiva.

En el resto de los vehículos, el distintivo se colocará en sitio bien visible. La cara sin imprimir del distintivo será autoadhesiva.

El mismo Reglamento, en su artículo 18 .1. 5B, indica que el no llevarla en el lugar indicado sería una infracción leve que, aunque no comportaría detracción de puntos, sí que supondría una multa de hasta 100 €.

Como última curiosidad por hoy, el adhesivo va cambiando de color según el año, como también sabemos. Os damos el color oficial de la pegatina desde el año 1999 hasta 2030. ¡Y esperamos llegar!

  • Pegatina amarilla: 1999, 2002, 2005, 2008, 2011, 2014, 2017, 2020, 2023, 2026, 2029.
  • Pegatina roja: 2000, 2003, 2006, 2009, 2012, 2015, 2018, 2021, 2024, 2027, 2030.
  • Pegatina verde: 2001, 2004, 2007, 2010, 2013, 2016, 2019, 2022, 2025, 2028.

CONTINUARÁ…